La famosa guerra comercial se desató en el año 2017, cuando Estados Unidos lanzó una investigación acerca de las prácticas comerciales llevadas a cabo por China. Y fue en 2018 cuando todo empezó a hacerse viral en las redes con la declaración del presidente Norteamericano Donald Trump de imponer aranceles al país asiático. La cuantía anunciada fue de 50.000 millones de dólares, esta astronómica cifra conmocionó las redes sociales y a la prensa internacional. El presidente Chino respondió a Trump con el anuncio de la imposición de aranceles a los productos americanos por cifras similares. Estos anuncios desembocaron en un aumento de las tensiones comerciales entre ambos países que acabó propagándose a los mercados internacionales. Al ser tan grandes las economías de ambos países y tan difícil de cuantificar las repercusiones, la incertidumbre todavía perdura un año más tarde.

Se estima que la guerra comercial entre las mayores potencias económicas del mundo tendrá un impacto total de más de 500 billones de dólares. Una confrontación de esta magnitud afectará principalmente a los socios comerciales de los dos países y secundariamente a la economía global.

Para hacernos una idea de la magnitud de este conflicto, las economías de Estados Unidos y China juntas suponen más de 30 veces la economía de España. Es por ese motivo por el que las repercusiones colaterales que esta situación genera se están haciendo notar en el mundo entero. Y si a todo esto le sumamos las presiones e incertidumbres que está generando el Brexit en Europa, obviamente estamos atravesando tiempos complejos desde el punto de vista económico.

Otra de las repercusiones de la guerra comercial se está notando en el tejido empresarial las bolsas mundiales, en particular las grandes economías, donde las cotizaciones están cayendo estrepitosamente, algunas empresas están recortando personal y están reportando peores resultados que los años previos.

Por último, Estados Unidos publica hoy una bajada de los tipos de interés, es curioso que es la primera vez en 10 años que la reserva federal norteamericana baja los tipos de interés oficiales 25 puntos básicos y han anunciado que están estudiando la posibilidad de añadir otros 25 puntos básicos adicionales a final de este mismo año, esto es sin duda el aviso de que podemos estar ante el inicio de una desaceleración económica. Por otra parte, China, de momento mantiene sus tipos de interés estables.

En definitiva, este acontecimiento comercial no ha concluido y estoy seguro que seguirá dando de qué hablar en las redes y en la prensa internacional. Las dimensiones del evento son muy grandes y las repercusiones finales están todavía por ver. La guerra comercial está siendo sin duda el acontecimiento económico-empresarial del año, ya que son muchas las partes envueltas en el asunto, pero se estima que su efecto se terminará viendo eclipsado por el Brexit en Octubre de este mismo año, otro evento que va a escribir los libros de historia mundial.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado