Durante los últimos años y de la mano de la globalización las empresas en todas las partes del mundo han experimentado un proceso de internacionalización, a través del cual hemos visto como por ejemplo, empresas que solo operaban en España han empezado a operar en otros países. Gracias a este fenómeno, es posible viajar a Londres y ver como el aeropuerto londinense está gestionado por una empresa española, o por el contrario ir a Valencia y comprar una casa hecha por una constructora británica. En resumen, la internacionalización empresarial ha hecho que las empresas de todos los países se distribuyan por todo el mundo y es por ello que se ha hecho necesario crear nuevos organismos de gestión empresarial para armonizar y gestionar todo este crecimiento.

Estos nuevos organismos que han ido surgiendo durante los últimos años son el tema que quiero tratar en la entrada de hoy, ya que presentan algunos efectos perjudiciales en las empresas que merece la pena al menos mencionar. Como es evidente este proceso de internacionalización empresarial esta lleno de contenido, transacciones, personas y por su puesto debe ser controlado tanto por las autoridades públicas como por los propios dueños de las organizaciones, es por este motivo que nuevas normas y organismos de contabilidad han ido apareciendo e introduciéndose en las cuentas de nuestras empresas. Y este hito, aparte de presentar innumerables ventajas para la gestión empresarial, presenta algunos efectos negativos que son los que quiero mencionar en el post de hoy.

Uno de los efectos negativos que puede generar perdida de ventaja competitiva entre países, es el uso inadecuado de la capacidad de legislar en la creación de estas normas contables. De tal forma que se legisle en función de lo que conviene a otros países en detrimento de lo que necesitan nuestras empresas. Este es uno de los efectos negativos que surgen a través del hecho de que una norma internacional de contabilidad elaborada en Nueva York, tenga la autoridad suficiente como para dictar como tiene que llevar la contabilidad una empresa en Madrid. Lo que pone en riesgo la independencia de la contabilidad Española, que desde mi punto de vista goza de una gran legislación y presentación.

Como en todo proceso de cambio, hay profesionales que tendrán una postura acerca del tema u otra, pero desde mi experiencia, me atrevo a confirmar que mi punto de vista es la de mantener en todo lo posible la independencia de la contabilidad española con respecto de las contabilidades internacionales, de tal forma que así evitaremos la posibilidad de que en el futuro otros países tengan la posibilidad de legislar sobre nuestra forma de hacer contabilidad.

Aparte de algunos efectos negativos de todo este proceso internacional de la contabilidad, no todos los efectos son perjudiciales. También se producen algunos efectos positivos como es la simplificación o armonización internacional, de tal manera que un contable de España pueda ejercer su trabajo y aplicar su conocimiento en las distintas partes del mundo para gestionar su empresa o trabajar. Otro de los aspectos positivos se da entre los analistas empresariales, con estas nuevas normas, se les facilita la tarea de análisis empresarial, que puede redundar en una mejora de la fiabilidad de la calidad crediticia de las empresas haciendo así del sistema empresarial un sistema más dinámico y veraz.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado